Aprendé a barnizar como un profesional

Los muebles antiguos de madera, por lo general, suelen estar barnizados. Sin embargo, con el paso de los años, puede que el mueble haya perdido parte del brillo o, simplemente, queramos cambiar el estilo del mismo, pintándolo de otro color u obteniendo un diseño más actual en acabados mate. Por ello, aunque muchos de vosotros tendréis más que dominado este tipo de trabajos, vamos a anotar algunas claves para pintar muebles barnizados, para todos los lectores que nunca se hayan enfrentado a este proceso.

Lo cierto es que, en realidad, es mucho más sencillo de lo que pudiera parecer.

 

descarga

 

También lee: Como arreglar una puerta corrediza

 

Aprende a  barnizar paso a paso:

 

  1. Antes de barnizar, retira el acabado antiguo

Si el mueble que vas a barnizar tiene un acabado antiguo previo, ya sea pintado o barnizado, tendrás que decaparlo utilizando un quitapinturas, pistola de calor o lijando.

Hay varios métodos para realizar esta parte de la restauración o reciclaje de la pieza en la que trabajes.

Para que tu mueble luzca un aspecto espléndido es muy importante que retires todos los restos de pintura o laca anteriores.

  1. Si es de madera en crudo, lija bien antes de barnizar

Si has comprado tu mueble nuevo, hecho de madera en crudo, tendrás que lijarlo muy bien. Aunque de acabados normalmente refinados, estos muebles que vienen sin terminación alguna suelen tener asperezas al tacto, producto del pelo de la madera y, a veces, alguna astilla levantada que afeará la terminación.

Recuerda que cuando lijes debes hacerlo con suavidad y siguiendo la veta de la madera.

Para superficies grandes y lisas, opta por una lijadora eléctrica, si puedes. Te facilitará enormemente el trabajo.

  1. Teñir para dar color o elegir un barniz con el tono deseado

Hay diversas formas de dar color a un mueble que va a ser barnizado:

Teñir la madera con alguno de los tintes que existen en el mercado o hacerlos en casa. Esto permite una gran variedad de colores.

Tienes también barnices de muchos tonos, desde los transparentes, para aplicar después de teñir el mueble, pasando por todos los de la madera, desde el más claro como el haya a los más oscuros (roble, cerezo, caoba, wengé).

Encuentras, también, barnices de inspiración decorativa, con acabados metálicos, por ejemplo.

  1. Teñir para dar color o elegir un barniz con el tono deseado

Hay diversas formas de dar color a un mueble que va a ser barnizado:

Teñir la madera con alguno de los tintes que existen en el mercado o hacerlos en casa. Esto permite una gran variedad de colores.

Tienes también barnices de muchos tonos, desde los transparentes, para aplicar después de teñir el mueble, pasando por todos los de la madera, desde el más claro como el haya a los más oscuros (roble, cerezo, caoba, wengé).

Encuentras, también, barnices de inspiración decorativa, con acabados metálicos, por ejemplo.

 

  1. Aplicar tapaporos y barniz para un acabado más profesional

Después de teñir el mueble aplica una mano de tapaporos o barniz sellador. Es un paso importante porque impedirá que la madera del mueble absorba demasiado barniz y quede con irregularidades de color.

Los barnices selladores deben tener el mismo tipo de diluyente que el barniz que vayas a utilizar: al agua, al disolvente, nitrocelulósicos o de poliuretano. Cuando el tapaporos seque, lija suavemente para quitar las impurezas o defectos que hayan quedado.

Es momento de dar la primera mano de barniz. Usa una paletina o brocha suave, que no deje marcas, dando pasadas largas que no se superpongan entre sí, siguiendo la veta de la madera.

No cargues en exceso la brocha y procura que el barniz quede extendido por igual.

Espera a que seque, lija de nuevo retirando el polvo para que no queden imperfecciones (muy visibles con el barniz) y aplica otra capa.

Deja secar durante 24 horas y lija de nuevo.

 

  1. Acabado y protección del barnizado

Tras el último lijado, y después de limpiar muy bien el polvo que pudiera quedar, es momento de dar un acabado especial, si es lo que quieres. Estarcir el mueble o patinarlo, por ejemplo.

En caso contrario, puedes aplicar ya una mano de cera incolora, que protegerá el barniz de arañazos y marcas.

Deja que la cera seque perfectamente y, luego, pule con una muñequilla o un paño de algodón. Quedará un brillo satinado muy bonito.

 

Consejos:

 

Si el mueble es una mesita, una mesa más grande o un escritorio o una superficie a la que vayas a dar un uso intenso, compra un cristal a medida para darle una protección adicional.

Cuida los pomos y tiradores. Nueva terminación y nuevos pomos darán una apariencia totalmente diferente a tu mueble.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s